INDEMNIZACIÓN POR DAÑOS MATERIALES EN ACCIDENTE DE TRÁFICO

abogado-accidente-traficoEn un accidente de tráfico existen dos tipos de indemnizaciones: las indemnizaciones por daños materiales y las indemnizaciones por daños personales, y cada una de ellas se rige por criterios de responsabilidad distintos.

Por lo que se refiere a los daños materiales, la jurisdicción se basa en el principio de responsabilidad por culpa. Esto significa que la persona perjudicada, para obtener su indemnización por un accidente, tendrá que demostrar que la culpa ha sido del otro vehículo.

En cambio, por lo que se refiere a los daños personales, la jurisprudencia no exige demostrar que la culpa ha sido del otro conductor para poder ser indemnizado por el accidente. En este caso, para poder cobrar la indemnización por el accidente de tráfico, simplemente tiene que probar que se ha producido un accidente en el que ha sufrido una serie de lesiones y que éstas son debidas al accidente.

¿Cómo podemos saber si tenemos derecho a cobrar una indemnización por accidente de tráfico? 

Para poder recibir una indemnización por daños materiales o personales tiene que darse alguno de los siguientes supuestos:

  • Ser víctima de un accidente de tráfico siendo pasajero de un vehículo, ya sea un vehículo privado o transporte público. Los pasajeros siempre son contemplados como víctimas, tanto si el vehículo en el que van es el culpable del accidente de tráfico como si la culpa es del otro vehículo. Por lo tanto, siempre tienen derecho a recibir una indemnización tras un accidente de tráfico.
  • Sufrir un accidente de circulación como conductor y que el accidente de tráfico haya sido culpa del otro vehículo. Para ser víctima de un accidente de tráfico tiene que intervenir otro vehículo, que es el responsable del mismo, por llevar a cabo una conducción temeraria, saltarse un semáforo, alcance posterior, etc. Por lo tanto, usted, como damnificado, tiene derecho a recibir una indemnización tanto por los daños materiales que le ha causado a su vehículo, como por los daños personales.
  • Si es un peatón y ha sufrido un atropello. Estos son los accidentes de circulación más frecuentes y, en la mayoría de los casos, el culpable es el conductor del vehículo, ya sea por no respetar los pasos de cebra, ir a una velocidad inadecuada, etc.
  • Ser víctima de un atropello circulando por la calle o la carretera siendo un ciclista. Los ciclistas se encuentran en una posición intermedia entre los peatones y los motoristas, siendo también unas de las víctimas más comunes.