CONSIDERACIONES DE LA PROPIEDAD HORIZONTAL

 

Consideraciones sobre la Propiedad Horizontal

PROPIEDAD HORIZONTALLa Propiedad Horizontal es un tipo de propiedad, cuyo régimen se establece en el art. 396 del Código Civil como: un derecho y que está reglamentado por una Ley específica denominada Ley de Propiedad Horizontal, la cual ha sido modificada en varias oportunidades, con el propósito de adecuarla a los cambios o innovaciones sociales planteadas por la dinámica en la vida de las comunidades de propietarios.

Se concibe a la propiedad horizontal como una modalidad de la propiedad inmobiliaria, cuyo estatuto jurídico exige a los propietarios, la tenencia de elementos privativos o de uso exclusivo y de elementos comunes o de disfrute compartido, dentro de un mismo inmueble, con lo cual se reconocen los derechos individuales de los propietarios, pero también los derechos y deberes comunitarios relativos al pago de los costos y responsabilidades derivados de la tenencia de su propiedad.

En el marco legal regulatorio, se establece que al dueño de cada finca, piso o local le corresponde: “el derecho singular y exclusivo de propiedad sobre un espacio suficientemente delimitado y susceptible de aprovechamiento independiente, con los elementos arquitectónicos e instalaciones de todas clases, aparentes o no, que estén comprendidos dentro de sus límites y sirvan exclusivamente al propietario, así como el de los anejos que expresamente hayan sido señalados en el título, aunque se hallen fuera del espacio delimitado”.

Asimismo se determina, que “los derechos de disfrute tienden a atribuir al titular, las máximas posibilidades de utilización, con el límite representado tanto por la concurrencia de los derechos de igual clase de los demás cuanto por el interés general, que se encarna en la conservación del edificio y en la subsistencia del régimen de la ley de propiedad horizontal”.

Necesidad de establecer una normativa que regule la Propiedad Horizontal

De acuerdo con la interpretación de la naturaleza de la propiedad horizontal, su gestación sea registrada legalmente o no, genera la concurrencia de una colectividad, conformada por quienes ostentan la tenencia de la propiedad, con lo cual se establecen relaciones de interdependencia que afectan la individualidad de los titulares, en procura de armonizar la vida de las comunidades de propietarios, por lo que se hace necesario crear instancias de gestión y administración del bien común, gestionadas por los mismos comuneros, por  representantes de administradoras de fincas o personas naturales, contratados para tal fin.

Es por ello, que las acciones de los organismos de administración pública y las decisiones de los gobiernos vecinales, se fundamentan en criterios inspirados en las “relaciones de vecindad”, con el propósito de generar normas que respeten el ejercicio del derecho propio y del derecho ajeno, como las base para una sana y pacífica convivencia.

En aras de satisfacer los derechos individuales y colectivos de quienes conforman una comunidad de propietarios sujeta al régimen de propiedad horizontal,  la Ley de Propiedad Horizontal modificada en el 2013, regula el derecho de disfrute de los comuneros y lo relativo a los desembolsos económicos que éstos deben realizar con el propósito de mantener sus instalaciones comunes, de satisfacer las cargas o tributos que afectan a la totalidad del inmueble y de asumir otras responsabilidades ante el resto de la comunidad.

Constitución de la Propiedad Horizontal

El régimen de la ley de propiedad horizontal se declara  ante un notario público, mediante el registro de un documento público, consignado por “el propietario único del inmueble o por los propietarios constituidos en comunidad de propietarios, siempre y cuando, éstos tengan el dominio del 100 por cien de la totalidad de la finca”, departamentos, pisos o locales que conforman la propiedad, objeto del registro.

Es importante que sepas lo siguiente: a partir del momento cuando se introduce el documento constitutivo de la propiedad horizontal,  nace automáticamente, la obligación de abrir un Libro de Actas, en el cual se transcribirán los acuerdos asumidos por los comuneros constituidos en juntas de propietarios, que deberán realizarse, por lo menos una vez cada año.

Asimismo, las comunidades de propietarios deberán designar a sus autoridades de gobierno: el presidente, el secretario y el administrador, quienes las representarán ante terceros: autoridades de organismos públicos, prestadores de servicios, representantes de otras comunidades de propietarios, según la circunstancia.

Escrito por 

Despachos de Abogados y Administradores de Fincas MADRID BILBAO BIZKAIA.