INCREMENTO ALARMANTE DE LA MOROSIDAD

INCREMENTO ALARMANTE DE LA MOROSIDAD

El Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas de España y el Observatorio de las Comunidades de Propietarios,COBRO DEUDAS COMUNIDADES ha señalado un incremento alarmante de la morosidad, que en algunas regiones del país, la morosidad vecinal se ha incrementado en más de un 50%, arrojando una deuda acumulada que superó los 1.800 millones de euros, a finales del año 2015 y la afectación de una de cada cuatro comunidades de propietarios.

Según los expertos en el área, el incremento alarmante de la morosidad es superior en las comunidades de propietarios que no son administradas por gestores profesionales, debido a que los vecinos no tienen la experiencia necesaria para detectar los síntomas de la morosidad de un copropietario y cuando ésta se formaliza; es demasiado tarde y tiende a agravarse, poniendo en jaque a las comunidades pequeñas, donde los pagos se reparten entre muy pocos vecinos.

Y es que el problema de la morosidad ha crecido en tal magnitud, que hasta se ha generado  una clasificación de morosos: existen los accidentales, quienes no pueden pagar por falta de liquidez, pérdida de ingresos o la cancelación de imprevistos y los morosos profesionales, quienes no pagan porque no quieren hacerlo, cuyo porcentaje asciende al 35% del global de copropietarios rezagados en sus pagos.

CALIFICACION DEL VECINO MOROSO

Por ello es importante saber: quién puede ser considerado como “vecino moroso”. De acuerdo con lo establecido en la Ley de Propiedad Horizontal (LPH) vigente,  es moroso el propietario que no está al día con los pagos de los compromisos establecidos en el título de propiedad, correspondientes a las cuotas de participación y a los gastos por derramas, aprobados en Junta de propietarios.

Se considera “deuda con la comunidad”, aquella que afecta “a las cuotas de gastos ordinarios o a derramas por gastos extraordinarios que hayan sido debidamente aprobados y que sean exigibles a los miembros de la comunidad”. Por eso es importante que si no estás de acuerdo con determinado gasto extraordinario aprobado en la Junta, debas exponer tus argumentos y dejar asentado tu voto, para que puedas impugnar el acuerdo judicialmente.

El impago de las deudas un día después del plazo fijado por la Junta para su cancelación, es condicionante para considerar a un vecino como “moroso”, pero si no existe una fecha  predeterminada para el pago de las deudas, el propietario adquiere tal condición, al concluir el mes o el trimestre de la emisión del recibo de cobro.

EL DERECHO DE LA COMUNIDAD A COBRAR SUS DEUDAS

Cuando el propietario adquiere la calificación de moroso, automáticamente la comunidad  puede activar su derecho a cobrar las deudas, pero debe cumplir los procedimientos establecidos en la LPH o en los estatutos internos, los cuales no deben contravenir lo dispuesto en la ley. El procedimiento se inicia, mediante  despachos de abogados, cuando la comunidad, representada por el presidente, exige el pago de la deuda, mediante comunicación escrita.

Si el propietario en mora, no asume voluntariamente el pago de la deuda; la comunidad puede iniciar el procedimiento judicial con un abogado mediante el “monitorio especial para comunidades”, con la introducción de una comunicación ante los tribunales, en la cual se formalice la reclamación del adeudo, acompañada con el certificado de deuda expedido por el administrador, el acta de la Junta donde se aprobó la reclamación y la acreditación de  la titularidad del acreedor.

En esta etapa, el copropietario afectado, tendrá un plazo de 20 días para cancelar la deuda u oponerse a dicho pago alegando sus motivos, los cuales serán considerados por el Juez, quien emitirá una sentencia que, de ser condenatoria, implicaría el pago de la deuda inicial,  los intereses generados durante el tiempo de impago y las costas de los profesionales involucrados en el proceso.

La LPH dispone la afectación del inmueble propiedad del moroso, para el cobro de la deuda por parte de la comunidad, la cual tiene preferencia sobre terceros. Sin embargo, los créditos hipotecarios y los refaccionarios, inscritos en el Registro de Propiedad, también tienen este beneficio, por tanto, la comunidad de propietarios debe accionar a tiempo el procedimiento previsto en la Ley, para no recibir un madrugonazo que le impida cobrar la deuda al vecino moroso.

WWW.GBASOCIADOS.COM

Escrito por 

Despachos de Abogados y Administradores de Fincas MADRID BILBAO BIZKAIA.