INQUILINOS MOROSOS

INQUILINOS MOROSOS

En diversas oportunidades hemos  escrito sobre el tema de los vecinos morosos, producto del impago de cuotas de participación y gastos comunes, pero existe otro tipo de morosidad; la del inquilino de un inmueble, la cual afecta la estabilidad económica y la paz emocional del propietario, quien alquila su propiedad como negocio, para obtener recursos económicos que le ayuden con sus gastos o para mantenerse en su vejez.

INQUILINOS MOROSOSHoy día, el terror de todo arrendador, es alquilar su propiedad a un inquilino moroso, lo cual es cada vez más posible, ya que el incremento de la morosidad, por parte de los inquilinos, es cada vez mayor. Estudios realizados por organizaciones públicas y privadas dedicadas al ramo del alquiler, han determinado que el incremento de la morosidad en el año 2015 supera el 12 por ciento en todo el país.

En este sentido, las agencias de alquiler públicas como el Plan Alquila de la Comunidad de Madrid (PACM) o la Sociedad Pública de Alquiler (SPA) han profundizado sus medidas para proteger a los propietarios de esta pesadilla. Además, existen iniciativas por parte de organizaciones privadas, destinadas a fortalecer las bases de datos de los denominados “ficheros de inquilinos morosos” y algunas Administradores de Fincas ofrecen este servicio a sus clientes, como ventaja competitiva.

DISPOSICIONES GUBERNAMENTALES CONTRA EL INQUILINO MOROSO

Con el propósito de incentivar el alquiler de viviendas, el gobierno español creó el Registro de Sentencias Firmes de inquilinos morosos, en el marco de la Ley de Medidas de Flexibilización y Fomento del Mercado del Alquiler de Viviendas (LMFFMA) 2013, que permite al propietario, presentar una propuesta de contrato con la identificación del futuro arrendatario e informarse sobre su solvencia.

Asimismo, en la LMFFMA se dispone la inscripción del contrato de arrendamiento en el Registro de la Propiedad, como elemento de control del inquilinato. Este registro del contrato de alquiler, le aporta seguridad al inquilino en función de legitimar su contratación ante terceros y también al propietario, quien puede presentarlo como prueba ante los tribunales mediante un abogado, en caso de verse obligado a emprender acciones judiciales contra el inquilino moroso.

MEDIDAS PREVENTIVAS PARA EVITAR LA MOROSIDAD DEL INQUILINO

Al unísono, especialistas en materia de alquiler, recomiendan diversidad de medidas preventivas que puedes asumir para protegerte de un inquilino moroso. Una de estas,  es determinar un precio justo para el alquiler de tu inmueble, debido a que si el precio que deba pagar tu inquilino, está acorde con los beneficios que disfruta, se automotivará a mantenerse al día con el pago de su mensualidad.

Debes considerar que una renta muy alta o poco acorde con las características del inmueble que alquilas, dificultará el pago de las mensualidades por parte del inquilino. Es por ello, que resulta oportuno, realizar un estudio del mercado inmobiliario en la zona donde se ubica tu propiedad y establecer un alquiler acorde con el tamaño de tu finca, departamento o local, su ubicación, los servicios comunes y las ventajas de traslado que ofrece.

Comprobar el historial del inquilino, siempre ayuda. Para ello, como te señalamos, existen bases de datos sobre registros de inquilinos morosos, auspiciadas por organizaciones públicas o privadas. Según despachos de abogados ésta acción, junto con la comprobación de la documentación  presentada por el futuro inquilino, aporta elementos de juicio para determinar su solvencia.

La importancia del contrato de arrendamiento

Otra recomendación de los expertos, es elaborar un contrato de arrendamiento claro y preciso, donde se detalle que “la falta de pago de la renta por parte del arrendatario puede dar lugar a la resolución del alquiler, con solo presentar un requerimiento notarial o judicial previo”. Esto facilita al juez, ordenar la culminación automática del contrato, lo que implica el desahucio del inquilino moroso y la restitución del inmueble al propietario.

En este sentido, la Ley de Medidas de Flexibilización y Fomento del Mercado del Alquiler de Viviendas dispone que  “el propietario podrá solicitar el procedimiento de desahucio del arrendatario con un solo mes de impago” y una vez que el juzgado remita la notificación, el inquilino tendrá que pagar la deuda, presentar alegatos en un plazo de diez días o abandonar el inmueble alquilado.

WWW.GBASOCIADOS.COM

Escrito por 

Despachos de Abogados y Administradores de Fincas MADRID BILBAO BIZKAIA.