LA PUBLICIDAD REGISTRAL

 

LA PUBLICIDAD REGISTRAL

Como propietario de un inmueble, esté sujeto o no al régimen de Propiedad Horizontal, debes conocer aspectos importantes sobre el  registro de tu propiedad y la publicidad  registral. El registro, tiene como propósito la inscripción de los actos, contratos relativos al dominio y demás derechos reales sobre bienes inmuebles.

El Registro de la propiedad es una acción pública que le da fuerza legal a la titularidad de tu inmueble, ya que, mediante la acción registral  los propietarios adquieren el dominio y los  derechos reales sobre la propiedad adquirida ante los órganos jurisdiccionales y ante terceros.

La publicidad registral publicidad registralconsiste en  “informar la existencia, titularidad, contenido y límites de los derechos inscritos, que consten en los Libros de Inscripciones, Diario de Presentación, Libro de Incapacitados, o Legajos; con aplicación de los principios rectores de la publicidad y de las particularidades de cada forma de publicidad”, según la LH.

La Ley Hipotecaria, refiere en su Título Primero referente al Registro de la Propiedad y de los títulos sujetos a inscripción, que “los asientos del Registro practicados en los libros, están bajo la salvaguardia de los Tribunales y producen todos sus efectos mientras no se declare su inexactitud en los términos establecidos en esta Ley”.

Medios para realizar la publicidad registral de los inmuebles

Existen  dos medios para realizar la Publicidad Registral de los inmuebles: la nota simple, que tiene un valor meramente informativo y la certificación firmada por el registrador, la cual es el único medio para acreditar el contenido del Registro. Ambas, deben aportar información sobre la descripción de la finca, departamento, piso o local; la titularidad y las cargas.

La nota simple no da fe del contenido de los asientos y puedes realizarla, bien por escrito a través de una solicitud consignada en el Registro de la Propiedad de tu jurisdicción o por medio de internet, a través de la página web del Colegio de Registradores.

La certificación es la copia fiel o  transcripción literal del contenido del Registro de la Propiedad y acredita la situación hipotecaria de los inmuebles y los derechos que tienen sus propietarios sobre ellos.

Para obtener una certificación puedes consignar personalmente una solicitud por escrito ante el Registro de la Propiedad que te corresponda. También puedes obtener la certificación vía internet, a través de la página web del Colegio de Registradores, la cual tendrá la firma electrónica reconocida y debidamente legalizada del Registrador.

Sin embargo, debes conocer que la publicidad registral no es completamente abierta para todo quien quiera solicitarla, ya que solo puede ser obtenida por la parte interesada o por quien esté legalmente autorizada para ello. La Ley Hipotecaria, incluso, determina la característica de los datos que no son de dominio público, calificándolos como datos sensibles.

El principio de exclusión de datos sensibles, según la LH

El Código Civil y la Ley Hipotecaria, entre otros instrumentos legales,  establecen que “los Registros serán públicos para quienes tengan interés conocido en averiguar el estado de los bienes inmuebles o derechos reales inscritos. Es así como, por una parte, se determina que el acceso a la información sobre el Registro de la propiedad es público, lo que significa que está al servicio de todos sus usuarios.

No obstante por otro lado, se exige que el usuario o quien acude a la publicidad registral debe tener “a juicio del Registrador, un interés legítimo o conocido en relación con el destino institucional del Registro”. Es decir, que el solicitante de la información registrada, debe ser: el titular registral,  las autoridades, los empleados o los funcionarios públicos en funciones.

La Ley Hipotecaria, obliga a excluir de la publicidad del Registro, los datos personales sin relevancia patrimonial, protegidos por el derecho a la intimidad personal. Estos son: el estado civil, sobre todo de matrimonios anteriores al actual,  el domicilio, los precios y las   titularidades, las cargas o las limitaciones canceladas, los números de cuentas bancarias, las causas de desheredación, la filiación extramatrimonial o de adopción, la nacionalidad anterior a la española y las causas de incapacitación.

Estas disposiciones legales tienen como propósito protegerte del tráfico inmobiliario o de otras deformaciones relacionadas con la publicidad registral.

Escrito por 

Despachos de Abogados y Administradores de Fincas MADRID BILBAO BIZKAIA.