LAS EMPRESAS DE TRABAJO TEMPORAL

LAS EMPRESAS DE TRABAJO TEMPORAL

La reforma laboral que viene desarrollando el Gobierno español desde el año 2012, contempla la apertura de procesos de colaboración entre las agencias privadas de colocación de desempleados y los Servicios Públicos de Empleo,EMPRESA TRABAJO TEMPORAL con lo cual se confirma la percepción de algunos juristas sobre la conversión de las Empresas de Trabajo Temporal (ETT), en coadyuvantes de la gestión gubernamental.

Antes de la reforma laboral de 2012, las ETT solo podían poner a disposición de otra empresa privada en forma temporal, a los trabajadores contratados previamente por sí mismas, debido a que éstas tradicionalmente eran consideradas como empresas   destinadas a la intermediación laboral, cuyo propósito era proporcionar trabajadores competentes para satisfacer las necesidades laborales de “empresas usuarias”.

La Ley del 2010 disponía, incluso,según despachos de abogados, “la centralidad y el fortalecimiento de los servicios públicos de empleo estatales y autonómicos para que no se produzca la sustitución de la iniciativa pública por la iniciativa privada en el ámbito de la intermediación y de la colocación laboral”. Sin embargo, partir de la reforma de 2012,  las empresas de colocaciones de empleo públicas y privadas, podrán complementarse en una acción colaborativa.

Las tradicionales Empresas de Trabajo Temporal

Anteriormente, la contratación de trabajadores para cederlos temporalmente a otra empresa sólo podía efectuarse, mediante la gestión de una Empresa de trabajo temporal que estuviese debidamente autorizada, en los términos previstos en la Ley 14/1994 y que cumpliera entre otros requisitos: incluir en su denominación los términos “empresa de trabajo temporal” y disponer de una estructura organizativa para cumplir las obligaciones propias de su objeto social.

No obstante, en la actualidad los Servicios Públicos de Empleo también podrán subcontratar la búsqueda de un empleo a través de los servicios de las agencias de colocación denominadas ETT, con lo cual se amplía al sector público, la gestión de intermediación laboral, que éstas venían desarrollando.

Procede destacar, que en la relación de trabajo, sujeta a la contratación por parte de una ETT, se produce una triple relación contractual, entre la empresa de colocación, el trabajador y la empresa donde éste operará funcionalmente, ya que el vínculo laboral será efectivo entre el trabajador y la ETT; la cual mantendrá un acuerdo mercantil con la “empresa usuaria”, mientras la relación entre el trabajador y la empresa usuaria, será solo de funcionamiento.

Se entiende, que cuando una empresa necesita cubrir temporalmente un puesto de trabajo (empleo temporal) y recurre a una ETT se establece una relación mercantil entre éstas, que avala la gestión de búsqueda y selección del trabajador que satisfaga las necesidades de la “empresa usuaria”, pero el trabajador tendrá una relación operativa con la usuaria y un convenio laboral  con la ETT, mediante la firma de un contrato de disposición.

Sólo cuando el trabajador es dado de alta en la Seguridad Social por parte de la ETT, continuará desempeñando sus funciones dentro de la empresa usuaria; esta vez contratado directamente por ésta, estableciendo una relación laboral directa y plena de hecho y de derecho.

Obligaciones de las ETT con sus trabajadores

Las Empresas de Trabajo Temporal deben garantizar el cumplimiento de las obligaciones salariales y de Seguridad Social con sus “trabajadores puestos a disposición”, formarlos para que desempeñen con pertinencia la gestión que deban desarrollar en las empresas usuarias y asegurarse de que éstas proporcionen las condiciones de trabajo conforme a la Ley.

La gestión de búsqueda, selección y formación de los trabajadores será sufragada por la empresa usuaria de la ETT y ésta no podrá cobrar al trabajador cantidad alguna por  concepto de selección, formación o contratación de sus servicios. No obstante, podrá realizar sucesivos contratos de puesta a disposición de sus trabajadores con empresas usuarias diferentes.

Abogados especialistas confirman que es bueno destacar que las ETT deben acogerse a lo dispuesto en la Ley del Estatuto de los Trabajadores, respecto a los tipos de contrato y sus características, así como respetar las disposiciones de los instrumentos legales desarrollados por el estado español para regular la relación laboral entre trabajadores y empresas, las cuales tienen como propósito defender los derechos de éstos y prever su defensa frente a posibles atropellos de los empleadores.

WWW.GBASOCIADOS.COM

Escrito por 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *