Obras en comunidad de propietarios.

EXPERTOS EN FISCALIDFAD Y FINANZAS, SABEMOS COMO RENTABILIZAR MEJOR SU PATRIMONIO

OBRAS EN COMUNIDAD DE PROPIETARIOS

La Ley de Propiedad Horizontal dispone expresamente el derecho que tienes como integrante de la comunidad de propietarios a realizar obras de reparación o modificación de elementos arquitectónicos, instalaciones o servicios en áreas privativas siempre y cuando no atenten contra la arquitectura del inmueble, los espacios comunes o las propiedades de los de otros comuneros.

En este sentido la LPH señala claramente que las obras  en comunidad de propietarios realizadas los propietarios cuyos inmuebles que estén declarados como propiedad horizontal no pueden menoscabar “la seguridad del edificio, su estructura general, su configuración o estado exteriores, o perjudicar los derechos de otro propietario”.

Esto tiene como propósito proteger la integridad arquitectónica y de funcionamiento del inmueble, su seguridad, su estructura y la configuración o estado exterior del inmueble, todo lo cual es un derecho colectivo de la comunidad, sin desconocer los derechos de carácter individual cada comunero, ya que en esta Ley se dispone el marco jurídico de cada propietario con respecto a sus áreas privativas.

El primer requisito para la realización de obras en comunidad de propietarios en tus áreas privativas.

Debes tener claridad sobre cuáles se consideran las áreas comunes de tu inmueble. Según la LPH y la administración de fincas éstas son: el suelo, el vuelo, las cimentaciones y las cubiertas; los elementos estructurales como: pilares, vigas, forjados y muros de carga. Asimismo, las fachadas, los revestimientos exteriores de terrazas, los balcones y las ventanas, incluyendo su configuración, los elementos de cierre que las conforman y revestimientos exteriores.

Otras áreas de uso común son: el portal, las escaleras, las porterías, los corredores, los pasos, los muros, los fosos, los patios, los pozos y los recintos destinados a ascensores, depósitos, contadores, telefonías o a otros servicios o instalaciones comunes, incluso aquellos que sean de uso privativo.

También se consideran áreas comunes: los ascensores y las instalaciones, las conducciones y canalizaciones para el desagüe y para el suministro de agua, el gas o la electricidad, incluso las de aprovechamiento de energía solar. Las instalaciones de agua caliente sanitaria, la calefacción, el aire acondicionado, ventilación o evacuación de humos, las instalaciones de detección y prevención de incendios, las de portero electrónico y otras de seguridad del edificio.

Otras áreas comunes son: las de antenas colectivas y demás instalaciones para los servicios audiovisuales o de telecomunicación, todas hasta la entrada al espacio privativo y las servidumbres o cualesquiera otros elementos materiales o jurídicos que por su naturaleza o destino resulten indivisibles.

Otros requisitos a satisfacer para la para la realización de obras en comunidad en áreas privativas.

El segundo requisito es informar previamente al presidente de la Junta de propietarios o al administrador de fincas de tu propiedad sobre las obras que realizarás y el objetivo de la misma. No necesariamente debes informar acerca de cuánto te cuesta la realización de la obra en comunidad, pero sí comunicar los detalles de su realización para que la comunidad tenga seguridad de que la obra en cuestión, no afecta las áreas comunes, ni la propiedad de otro comunero.

El tercer requisito es satisfacer los requerimientos establecidos en los estatutos de tu comunidad. Éstos, por lo general, están recogidos en un documento formalizado por la Junta y entregado a tu persona en el momento de adquirir el inmueble, en caso de que seas un propietario nuevo con respecto a la constitución de la Propiedad Horizontal.

En los estatutos establecidos para el desarrollo de la vida y convivencia de tu comunidad de propietarios se deberán describir las condiciones para el uso y disfrute de tus áreas privativas y de los elementos comunes asignados, sin más limitaciones que las establecidas en las leyes, en los citados estatutos, o en los acuerdos posteriores determinados por la Junta de propietarios, siempre que no desconozcan el derecho de propiedad.

Escrito por 

Despachos de Abogados y Administradores de Fincas MADRID BILBAO BIZKAIA.