PRESTACIONES POR RIESGO DURANTE EL EMBARAZO

PRESTACIONES POR RIESGO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA NATURAL.

Dentro de las prestaciones por riesgo durante el embarazo, la maternidad es una condición deseable para las parejas jóvenes que inician familia y las leyes españolas favorecen la estabilidad económica de las mujeres que se aventuran a la dulce espera, PRESTACIONES POR RIESGO DE EMBARAZOpero no todos los embarazos se desarrollan con absoluta normalidad y algunos exigen que las madres dejen de trabajar, para satisfacer las necesidades especiales impuestas por riesgos durante la gestación o la lactancia natural de sus hijos.

En España, como en el resto del mundo, cada vez más mujeres se someten a tratamientos de fecundación artificial, con el propósito de embarazarse y asumir la crianza de su prole en solitario, creciendo paulatinamente el fenómeno de “las madres solteras”, quienes en la mayoría de los casos son profesionales o emprendedoras de negocios grandes, medianos o pequeños.

Por ello, en el Real Decreto 295/2009, recientemente actualizado, se determina la regulación de las prestaciones económicas del Sistema de la Seguridad Social por maternidad, lactancia natural o riesgo durante el embarazo, entre otras. Éstas últimas, son calificadas como  “situaciones protegidas” en los artículos 186 al 189, del Capítulo VIII de la citada Ley, que tiene como propósito apoyar el sano desarrollo de la familia.

LA PRESTACIÓN ECONÓMICA EN CASO DE RIESGO DURANTE EL EMBARAZO O LACTANCIA NATURAL.

Las prestaciones por riesgos durante el embarazo tienen como finalidad cubrir la pérdida de remuneraciones o de ingresos, que perjudican a las trabajadoras, “por cuenta ajena o por cuenta propia”, cuando están obligadas a suspender su contrato en caso de ser “independientes” o cuando se interrumpe su actividad laboral en una empresa donde ha sido contratada por tiempo determinado, para disfrutar de períodos de atención o tratamientos, médicamente autorizados.

En la Ley, según despachos de abogados, se establece que para hacer efectiva la prestación económica por riesgo durante el embarazo, se considera “situación protegida”, el periodo de suspensión del contrato de trabajo cuando la mujer trabajadora no puede asumir el cambio de puesto, por otro compatible con su estado, por razones objetivas relacionadas con su condición, en cuyo caso será considerada como una contingencia profesional.

En el artículo 187 de la Ley General de Seguridad Social, se determina que el derecho a  prestación económica en caso de riesgo durante el embarazo “(…) nacerá el día en que se inicie la suspensión del contrato de trabajo y finalizará el día anterior a aquel en que se inicie la suspensión del contrato de trabajo por maternidad (…)” o en el momento de  reincorporación de la beneficiaria  en su puesto de trabajo.

La prestación económica consiste en la asignación de un subsidio equivalente al 100 por ciento de la base reguladora correspondiente, equivalente  a la establecida para el beneficio por incapacidad temporal, derivado de contingencias profesionales y será asumida por la entidad gestora o “la mutua colaboradora con la Seguridad Social en función de la entidad con la que la empresa tenga concertada la cobertura de los riesgos profesionales”.

Pérdida o suspensión del derecho a la prestación correspondiente

La misma situación aplica en el caso de riesgo durante la lactancia natural, la cual se  reconocerá a la mujer trabajadora “(…) en los términos y condiciones previstos en esta ley para la prestación económica por riesgo durante el embarazo, y se extinguirá en el momento en que el hijo cumpla nueve meses, salvo que la beneficiaria se haya reincorporado con anterioridad a su puesto de trabajo regular o a otro compatible con su situación”.

En el régimen de prestaciones especiales, se dispone que este beneficio podrá ser denegado,según abogados,  anulado o suspendido, cuando se compruebe que la beneficiaria ha actuado fraudulentamente para obtener o conservar este subsidio o cuando se constante que ésta  ha trabajado por su cuenta, durante los períodos de descanso, reconocidos por los motivos antes descritos.

La ley establece procedimientos sencillos para hacer efectivo el cobro de la prestación especial, pero nunca está demás, que busques la asesoría de abogados especialistas en la materia, quienes analizarán tu situación personal, las características de la actividad que desarrollas o las circunstancias normadas por regímenes especiales de contratación y te asesorarán en tu reclamación, de ser necesario.

WWW.GBASOCIADOS.COM

Escrito por 

Despachos de Abogados y Administradores de Fincas MADRID BILBAO BIZKAIA.