SOCIEDADES DE RESPONSABILIDAD CIVIL LIMITADA

 Sociedades de Responsabilidad Civil Limitada

SOCIEDADES RESPONSABILIDAD CIVIL LIMITADAEl gobierno español ha desarrollado una serie de medidas con el propósito de fomentar el nacimiento de nuevas iniciativas de producción y generación de puestos de trabajo, como la flexibilización y
automatización del proceso de constitución de las llamadas “Sociedades de Responsabilidad Civil Limitada” (SRCL), el cual puede ser realizado a través de la Red de Creación de Empresas (CIRCE).

El citado proceso telematizado, se sustenta en una reducción importante de los costos y los plazos de las etapas que se deben cumplirse para la constitución de este tipo de organización empresarial, las cuales se desarrollan en forma realmente simple, mediante la gestión personal On Line del emprendedor, a través de la Red CIRCE o con la intermediación de un Notario público.

Sin embargo,según abogados la mayoría de los emprendedores, quienes quisieran convertir su habilidad, competencia o “entretenimiento” en una iniciativa productiva formalizada, consultan a menudo sobre el significado de algunos términos con los cuales no están familiarizados. Por ello, en este artículo detallaremos el significado de cada uno de los elementos que constituyen una Sociedad de Responsabilidad Civil Limitada.

Detalles sobre la constitución de la SRCL

Si vas a constituir una Sociedad de Responsabilidad Limitada, debes conocer los siguientes aspectos:

  • Las actividades bancarias, farmacéuticas,despachos de abogados, gestorías de Fondos de Pensiones o aseguradoras no pueden ser emprendidas por una SRCL.
  • La constitución de SRCL para la ejecución de otras actividades como: agencias de viajes, correduría de seguros o asesoramiento financiero, deben satisfacer otros requisitos.
  • Cualquier persona física o jurídica puede ser socia de una SRCL. Si uno de los socios es un menor de edad o una persona con discapacidad, deberá ser representado legalmente por otra persona quien no tenga alguna de éstas condiciones.
  • El aporte de capital por parte de un socio, no puede ser: su trabajo, su persona, su intelecto o los servicios que preste.

 

Elementos de una SRCL

La denominación social de la sociedad, no es otra cosa que el nombre de la empresa. Éste no debe contravenir ninguna disposición legal y puede aludir a la actividad que se pretende desarrollar, ser el nombre o seudónimo de uno o varios de los socios, referirse al producto, señalar el lugar donde se ubica físicamente el negocio o donde nació la iniciativa, entre otras alternativas.

Los datos personales de los socios, se refieren a la identificación de las personas naturales (físicas) o jurídicas (compañías, asociaciones civiles o cooperativas) que conforman la sociedad, quienes deberán disponer de su Número de Identificación Fiscal, (NIF). En caso de que la sociedad esté conformada por una persona, la iniciativa empresarial deberá declararse como “unipersonal” en su documento constitutivo.

El capital social alude al dinero metálico o los bienes que aportan cada uno de los socios para formalizar el funcionamiento de su empresa. A partir del año 13, la  ley exige un aporte mínimo de un céntimo, sin identificar el máximo, y el capital puede ser representado por aportes dinerarios, instrumentos bancarios como bonos, bienes o derechos patrimoniales con valoración económica.

El Órgano de Administración, significa la manera como se producirá la “toma de decisiones”, que puede ser asumida por: un administrador único o varios administradores con responsabilidad unipersonal o conjunta; es decir, que la decisión para ser reconocida como válida debe contar con la anuencia de todos los administradores. Asimismo, el órgano de administración puede ser un Consejo, conformado por un mínimo de tres miembros y un máximo de doce.

Despachos de abogados indican, que el domicilio describe el lugar dentro de España, donde se desarrollará la administración de la sociedad, la dirección de su principal establecimiento, el sitio donde se realizará la actividad o el lugar para el cumplimiento de las obligaciones fiscales dispuestas por las instituciones nacionales o regionales, o el lugar de celebración de las Juntas Generales de la empresa.

El objeto determina la actividad que se desarrollará. Éste puede estar compuesto por una o varias actividades; por lo cual, es recomendable que si prevés la posibilidad de ejecutar diversas actividades, las incluyas a todas en el documento constitutivo, aun cuando inicialmente no las desarrolles todas o nunca llegues a realizarlas.

WWW.GBASOCIADOS.COM

 

Escrito por 

Despachos de Abogados y Administradores de Fincas MADRID BILBAO BIZKAIA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *